top of page
  • Foto del escritorMaximiliano Rodríguez Vecino

Nunca saldrás de aquí, de Mercedes Rosende

Actualizado: 11 feb



Sinopsis

Nunca saldrás de aquí es algo que Úrsula ya ha escuchado alguna vez. Son sus recuerdos fundiéndose con el presente, un golpe de adrenalina con el que deberá lidiar para sobrevivir. En esta nueva entrega de aquella mujer equivocada, devenida en una perfecta criminal, el fuego se hace paso entre las vidas de los personajes que la han acorralado en otras oportunidades y los que se presentan ahora, tan desconocidos y amenazantes a la vez. Desde el Cementerio del Buceo hasta los paisajes fronterizos que se desdibujan en la Barra do Chuí, se tipea un noir tan vertiginoso como existencial; una novela negra que, al mismo tiempo que entretiene, interpela, y les declara la guerra a los fantasmas del propio lector. Con el humor ácido que caracteriza la excelente prosa de Mercedes Rosende, las páginas de este libro acompañan a Úrsula una vez más, observando cómo podrá ser otra y cómo, en esa otredad, surge la posibilidad de redimirse, de una oportunidad distinta, que algunos, quizá, confundirán con un final feliz.

Impresiones

Nunca saldrás de aquí se lee rápido. Muy rápido. El libro genera ansiedad. Ganas de terminarlo. Es adictivo. Recomiendo que lo empieces de día si no quieres pasarte la noche en vela. No estoy exagerando. Al menos, a mí, me dejó como un búho taquicárdico. La protagonista de Nunca saldrás de aquí es Úrsula López. No es la primera novela que leo de la peculiar mujer creada por Mercedes Rosende. Antes leí Mujer equivocada, El miserere de los cocodrilos y Qué ganas de no verte nunca más.


Desde las primeras páginas se puede sentir el tono y ritmo. Rosende elige un punto de vista que genera fluidez y tensión. También hay respiros. Es de agradecer, ya que es una novela polifónica: arriesgada. En ocasiones me vino a la cabeza algunos de los libros de Pierre Lemaitre. Quizá Rosende esté influenciada por el francés, qué importa, es lo de menos, Mercedes tiene estilo propio. La estructura de la novela es sólida, muy sólida. Rosende es una maestra en la composición previa, se nota el trabajo de artesana.


Como decía antes, la novela es polifónica, el uso de muchas voces hace que sea un reto siempre difícil para cualquier autor, pero la escritora sale victoriosa con creces. Rosende hace fácil lo difícil. Las voces son eficaces. Es un mérito enorme por su parte y, repito, como lector se lo agradezco.


Para hablar de lo que interesa, las impresiones tras la lectura, primero quiero citar una frase que encontré en el libro: «El realismo mágico latinoamericano ya no es un género literario sino político». Esta frase, a mi entender, sintetiza el estilo de Rosende y el tema de la novela.


En esta obra, Úrsula López, continúa siendo irónica, rebelde, atropellada y sabia. Sí, porque Úrsula es la de siempre, pero esta vez crece, y mucho. Rosende, en esta novela, consigue una madurez aún más sarcástica que en las entregas anteriores y logra transmitir a la perfección el complejo mundo interior de Úrsula y la engorrosa, o descarada, corrupción latinoamericana.


Que la primera parte de la novela esté ambientada en Uruguay, en Montevideo, y que la segunda parte se sitúe en Playa Barra do Chuí, Brasil, no es una coincidencia. Si tienen la oportunidad de leer el libro se darán cuenta de que Rosende lleva a la protagonista desde Montevideo hasta la frontera por una razón, y qué razón, porque allí, en la frontera, sucede todo. La frontera no solo representa el límite geográfico entre dos países. En este caso, la frontera, marca un antes y un después de Úrsula. Y, seguramente, un antes y un después en las próximas entregas de la saga. En la frontera nada es lo que parece. Los límites se difuminan, los buenos no son tan buenos y los malos no son tan malos. Uno de los títulos que le encajaría a esta novela sería: La frontera. Pero reconozco que Nunca saldrás de aquí es un acierto.


Me gustaron mucho los personajes segundarios. Pero si tengo que elegir me quedo con cuatro: Leonilda, comisaria. Rocco, un narcotraficante italiano prófugo de la justicia. Vanessa, una empresaria sin escrúpulos. Y Pedro, un brasilero que tiene un pequeño negocio de alquiler de cabañas. Existen más personajes, pero, con estos cuatro, la escritora logra contar los tejes y manejes que ocurren en Uruguay, aunque la corrupción e impunidad podría suceder en cualquier país latinoamericano.


Para hablar del entramado de la novela hay que hablar de Rosende. Rosende tiene técnica, tiene oficio. Es una encantadora de serpientes. Rosende hace que el lector ponga el foco en Úrsula. Pero más allá de Úrsula hay dos historias. En paralelo. Ella las cuenta en segundo plano. Las tramas se cruzan. Se invierten. Se unen. Y se anudan. Y ella, con maestría, las desenreda hasta dejarte sin aliento.


En Nunca saldrás de aquí la realidad, la dura realidad, se adentra en la ficción. Todos recordarán la huida de Rocco Morabito de la Cárcel Central de Montevideo en el año 2019. Para quien no lo conozca, Rocco, es uno de los capos de la ’Ndrangheta, organización criminal de Calabria, Italia. La novela, entre los muchos temas que toca, ahonda en este. Pero no profundiza en la fuga, sino en todo lo que tiene que suceder para que un criminal pueda escaparse de una penitenciaría. Como decía, el foco está en Úrsula, pero lo que le da impulso y movimiento a la novela son los pasos de Rocco y Vanessa. Pero de Vanessa no quiero hablar porque es mejor descubrirla.


Rosende mete el dedo en temas complejos como la explotación sexual y el narcotráfico. La escritora señala. Aprieta. Y además mueve los trapitos sucios para mostrar cómo se corrompen las personas y hasta dónde llega la autoridad. Porque, en la novela, como en la vida misma, la autoridad carece de autoridad.


Nunca saldrás de aquí no solo refleja la crisis política y de valores de la región, sino que Rosende, con su artillería literaria, ahonda en los conflictos existenciales y destapa el pozo de una realidad oscura que te dejará en el precipicio, mirando el vacío. Y, desde allí, te hará reflexionar sobre la podredumbre y el tufo que emana una buena novela negra.




Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page