La portada de Te quiero porque me das de comer tiene un rompecabezas con piezas en blanco: el contenido de la novela es negro: el blanco de la novela es el lector: El escritor no tiene piedad: es negro (de alma): es blanco (lo conozco por fotos): nació en Madrid: Carabanchel: se busca (para felicitarlo): El escritor escribe entre dos puntos: toda: toda: la novela: toda: es así: El escritor: costurero: artesano: zapatero: teje: moldea y arregla: sí: tiene oficio (y mucho): desde la primera página te pasea por su barrio: pedregoso: qué barrio: Carabanchel: El escritor: David Llorente: se busca (para felicitarlo): elige a un asesino en serie para contar lo que pasa en Carabanchel: sí: su barrio: pedregoso: qué barrio: Carabanchel: El escritor (y pido perdón al escritor y a sus lectores por intentar simular y de mala forma su estilo) ganó el premio Memorial Silverio Cañada 2015 con Te quiero porque me das de comer: dos años después ganó el premio Hammett con Madrid: frontera: El escritor: se busca (para felicitarlo): creó a Maximiliano (papá: tranquilo): Maximiliano es hijo de Carabanchel: como Rosendo: sí: Mercado: Maximiliano Luminaria: estudioso: cirujano: respetuoso: ciudadano: cauteloso: samaritano: El asesino de la moneda mata y deja una moneda debajo de la víctima: El asesino camina por Carabanchel: los vecinos: lo saludan: palmean su espalda: El escritor: David Llorente: se busca (para felicitarlo): escribe una novela coral: en simultáneo: en dos épocas: en un barrio: qué barrio: Carabanchel: El detective Casimiro Balcells: tiene fantasmas (muchos): los persigue: los atrapa: los folla: lo follan: los libera y corre al primer garito para olvidar su existencia: “Primera parte”: los noventa en Te quiero porque me das de comer: heroína: desempleo: yonquis: prostitutas: obreros: Los personajes aparecen y desaparecen: Toda: toda: la novela: toda: es así: El escritor: se busca (para felicitarlo): tendría que ser más reconocido: Casimiro Balcells tiene amnesia: resaca (muchas): siempre: persiste: busca: estudia: El Instituto Sebastián Oller: enseña: alumnos: Marcelo Saravia: del barrio: qué barrio: Carabanchel: Marcelo sirve muchas copas: habla con muchas personas: (muchas) mujeres: Greta Santamaría: conoce a un hombre casado: El asesino de la moneda sigue cometiendo crímenes durante una década: Maximiliano Luminaria es el médico más respetado: Hay un chaval que baja las persianas para no ver las miserias del barrio: El escritor: David Llorente Oller: ¿tiene algo que ver con el Instituto Sebastián Oller?: es blanco (lo conozco por fotos): es negro (de alma): hay que leer Europa para meterse en su mundo: ¿Qué mundo?: Carabanchel de la “Segunda parte”: chinas: chinos: rumanas: rumanos: africanas: africanos: Espera, ¿me vas a decir quién es el chaval que baja las persianas? No importa: ojalá ese chaval sea el que escribió Te quiero porque me das de comer: El entrenador de baloncesto (no recuerdo el nombre): siembra: esperanza: valores: El entrenador de baloncesto (da igual su nombre): lucha: enseña: pero pierden: El entrenador de baloncesto (me gustaría recordar su nombre): arenga: levanta la moral de los chavales y grita (hasta quedar ronco) que son unos campeones por cruzar un poblado de gitanos y yonquis: El entrenador de baloncesto (insultaría a su madre): se degrada: como el barrio: qué barrio: Carabanchel: El entrenador de baloncesto: pierde: el juicio: quiere ganar: no importa: el cómo: los entrena: sí: para pelear: El escritor: David Llorente: se busca (para felicitarlo) tendría que ser de lectura obligatoria para todos los que pretendan escribir: El escritor: mordió: muerde: como un perro: ¿Qué perro?: En te quiero porque me das de comer un chaval tiene un perro que muerde personas: ¿Qué el Escritor muerde?: El escritor: se busca (para pedirle perdón por este simulacro de reseña): no: no muerde: El escritor: se busca (para felicitarlo): te tritura: te parte en pedazos durante y después de la lectura: ¿Qué no me crees?: ¡Lee, coño, lee la novela y después hablamos!: Al escritor: se busca (para felicitarlo): le digo: Como lector: agradecido: Como lector: abducido: Al escritor: se busca (para felicitarlo): le digo y me despido: Te quiero porque me das de comer.

                                                                                                                                                 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Maximiliano Rodríguez Vecino